La responsabilidad de un líder en la sociedad

Arlette Yosheline Ruíz Meléndez

Sabemos que el líder es aquel que se encarga de llevar a las personas a acciones extraordinarias, siempre retándolas volviéndolas proactivas y agentes de cambio; siempre buscando el bien ser, bien estar y bien hacer. Pero nos hemos preguntado realmente ¿Cuál es su verdadera responsabilidad? Y ¿Hasta dónde puede llegar su impacto?Una de las principales funciones del líder es SERVIR y no para obtener algo material en recompensa, únicamente la satisfacción de ser agentes de cambio, pero no se limita a serlo en una empresa u organización para ser un jefe con liderazgo; va más allá: Transformar a la sociedad.

Transformar a las personas en un ambiente cerrado o hasta cierto punto más controlado como lo es una oficina, salón de clases, empresa asociación no resulta ser tan difícil como en una sociedad.

Todos somos diferentes desde ética, modales, educación, religión, creencias políticas, todo. No se debe intentar establecer una creencia única para todos, debemos dejar que tener libertad, somos una sociedad que siempre está en constante cambio aunque a veces no tomamos las decisiones más acertadas, ya que todas se toman en función de ver quién gana más poder, aliados y dinero.

Pero ¿Qué es lo que pasaría si en vez de tratar de conseguir todo lo anterior con miedo lo hiciéramos con palabras de amor? Suena algo utópico y muchos piensan que es ridículo, pero nadie pensó así de Mahatma Gandhi, ni La Madre Teresa de Calcuta, Martin Luther King, el Papa Francisco, Malala Yousafzai y no solo líderes de sociedad, también están empresariales como: Bill Gates, Mark Zuckerberg, Tom Peters, Ricardo Semler, Joanne Liu, que se atrevieron a pensar diferente aunque los habían catalogado como locos. ¿Qué pasaría si el poder estuviera en manos de líderes que se preocupan de verdad por la gente? que lo hicieran de corazón y por el gusto de servir sería diferente.

Hace unos cuantos meses fui a una conferencia de Rosario Marín, la ex tesorera de Estados Unidos y dijo algo que me quedo muy grabado: “Todos tenemos la misma misión en esta vida: Dejar el mundo mejor de los que lo encontramos. La manera en la que lo hagas es diferente” y tiene mucha razón, no todos somos buenos para las mismas cosas, así que busca en lo que eres bueno y potencialízalo, siempre se proactivo, ten iniciativa, ayuda a los demás y motívalos a encontrar y reconocer sus habilidades; también dijo otro pensamiento que me gusto mucho y he puesto en práctica: “No trates a la gente como te gustaría que te trataran; trátala como te gustaría que trataran a tus seres queridos” Si no dejo que nadie trate mal a mis familiares, amigos y conocidos ¿Por qué habría de de permitirme tratar mal a otros? Hay que ser tolerantes y todo aquello que no nos parezca comunicarlo de la manera asertiva para llegar a un consenso logrando así un buen ambiente.

Todo lo que prediquemos siempre tiene que ser con nuestro ejemplo, para que logremos que algo bueno de nosotros se quede en la gente y empiece a ser como una cadena que cada vez se haga más grande.

Regresando a la idea principal es interesante ver como una persona o un pequeño grupo de personas tiene el poder de influenciar cómo millones se sienten, si en el país tuviéramos líderes competentes no habría insatisfacciones, creo que tenemos el gobierno que nos merecemos porque todos se quejan pero no todos están dispuestos a cambiar. Vivimos en una sociedad de doble moral en la que se quejan de la corrupción, pero cuando se pasan un alto siempre buscan la salida fácil, y no solo me refiero a nivel de adultos, los adolescentes también lo hacemos un claro ejemplo es cuando te tienes que formar para que te revisen el cuaderno y le pides a algún amigo que esta al principio de la fila que te meta. Son pequeñas acciones que debemos empezar a quitar de nuestros hábitos ya que con el tiempo se hacen más grandes y tan comunes que llegamos al pensamiento de “No importa, es México, la situación siempre ha sido así”. La responsabilidad de un líder es cambiar ese determinismo histórico, que nos abra los ojos y nos ayude a ver que no porque se cometieron errores en el pasado estamos forzados a volverlos a cometer.

La sociedad necesita personas que tengan el sueño, a veces puede que con aspecto utópico, de que el mundo sea un hogar donde todos sus habitantes puedan crecer en paz y armonía.

Sé que se escucha muy idealista e inalcanzable, pero no hay que tenerle miedo a la utopía ya que eso es lo que nos impulsa a caminar, ¿Qué hay de malo con soñar con el futuro que nos gustaría tener?

Hay que darnos cuenta del gran potencial que tenemos como individuosy sociedad. Me gusta pensar que a pesar de lo corrompidos que estamos aun hay esperanza, con ayuda de nuestra biodiversidad, cultura y gente divergente tenemos todo para ser un país de primer mundo. ¿Por qué solo limitarlo a zonas como Santa Fe, Polanco o la Roma?

¿Por qué dejar que la diferencia tan marcada de desigualdad este presente? Esforcémonos por ser todo aquello que queremos, motivémonos, hay que lograr una sociedad positiva y feliz con una identidad fortalecida para que no nos pese llevar a cabo acciones para mejorar, si no por el contrario busquemos siempre la mejora continua y tengamos el pensamiento de ganar-ganar.

¿Va a ser fácil? No. Pero las cosas que realmente valen la pena no lo son, estoy muy agradecida de tener un equipo que me respalda y pese a tener ideales diferentes a los míos, tenemos el mismo objetivo: Ayudar a la sociedad. Y aunque el camino es duro seguimos juntos trabajando y siendo el cambio que queremos ver reflejado.

Así que piensa en una idea que sea capaz de cambiar a nuestro mundo y ponla en acción.

Un comentario

  1. Me encanto tu ensayo, muestra tus ganas de cambiar al mundo porque eres alguien capaz de hacerlo.
    El que mencionaras a los lideres del mundo me agradó porque son grandes personas que por amor han hecho cambios en la sociedad.
    Al igual que tú opino que tenemos el gobierno que merecemos pero nosotros como adolescentes lo podremos cambiar si como dices, desde ahora cambiamos nuestros hábitos malos por otros buenos.
    Felicidades por este gran ensayo.

    Me gusta

Los comentarios están cerrados.