La química como filosofía.

 

Por Profr. Ulises Molina Rovirosa

La química es más que una ciencia, es un arte, es un oficio y un ocio. Consta del desarrollo de un pensamiento crítico para describir e interpretar la realidad sin caer en cuestiones metafísicas o religiosas, aunque esto lo se lo puede dar el químico.

La química involucra otras áreas del conocimiento tales como la física, las matemáticas y la biología, es una ciencia relativamente joven a comparación de la biología o de la física, por lo que hay nuevas cosas por descubrir y hacer. La persona que se adentre en la química por mera curiosidad o por profesión, volverá a ser un niño ya que jugara descubriendo las diferentes formas de la materia, descubrirá la belleza de las tantas formas de manipular la materia y transformarla en diversos mundos maravillosos.

 

La química tiene sus orígenes desde la antigüedad, como mera curiosidad filosófica de como la materia se transforma en otro tipo de materia pero como ciencia, empezó en el siglo XVIII con Antonio Lavoisier en Francia, que comúnmente se le llama el padre de la química moderna, quién enuncio el famoso principio de la conservación de la materia:

“La materia no se crea ni se destruye, solo se transforma.”

Su desarrollo se vio fortalecido por el naturalista inglés John Dalton con su teoría atómica:

“La materia está constituida por pequeñas partículas llamadas átomos que son sustancias puras e indivisibles.”

Claro que como buen francés, Lavoisier rechazó la teoría atómica de Dalton, pero tuvo que pasar años para que lo corrigieran y se empezara a estudiar más acerca de la composición de la materia, proponiendo y elaborando nuevos modelos pero también desechando modelos  y es aquí la parte hermosa de la química ya que se habla de modelos, científicos y no de belleza, obviamente.

Un modelo  es una interpretación de lo que es la realidad, una descripción de la realidad pero no es la realidad. La forma más precisa de que un modelo sea vigente es que pueda satisfacer la descripción de un cierto fenómeno ya sea químico o físico, si el modelo no puede describir en su totalidad ese fenómeno se necesitara construir otro partiendo del anterior o proponiendo uno nuevo, PERO ACLARO, no es que no sirva o le digan al químico ¡QUÉ TONTO ERES! Así no pasa. La ciencia se sigue desarrollando y actualizando cada año, cada año a cada segundo hay nuevas cosas. Se construyen objetos maravilloso que no nos dejan de asombra y nos regresan a jugar con ellas como si fuéramos niños.

 

Claro está que como ya dije se sigue desarrollando nuevas cosas y como pasa con un niño, se tiene que ir madurando y en este caso uno tiene que ir haciéndose más consiente del poder y de la capacidad que se tiene en el mundo de la ciencia, especialmente en el de la química, porque no es un conocimiento aislado sino interactivo con otras áreas como la política, la economía y la sociología.

Un cierto conocimiento en ciencias puede ser el detonante para que un país someta a otro, puede condenar al mundo al precipicio o también lo puede salvar. El conocimiento científico no es para poseerlo sino para ejercerlo, cuándo y dónde será el momento adecuado para emplearlo.

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s